La Ley Lismi ha sido elaborada con el principal propósito de beneficiar a aquellas personas en estado de minusvalía. Básicamente busca que ellas obtengan alguna ayuda para poder mejorar su integración con la sociedad. La ley lismi boe contempla determinadas circunstancias en las que las empresas pueden ser excluidas del cumplimiento lismi. Para ello necesitan lo que se conoce como certificado de excepcionalidad. Esta surge generalmente cuando las empresas no tienen la capacidad de acatar la ley lismi boe. Conozcamos un poco sobre lo que es el certificado de excepcionalidad.

Requerimientos recomendados para la aplicación del certificado de excepcionalidad

Cuando las empresas no pueden llevar a cabo el cumplimiento lismi, se habilita lo que se conoce como lismi medidas alternativas. Para que la empresa pueda ejecutar las lismi medidas alternativas, necesita tener en su posesión el certificado de excepcionalidad. Otro requisito que debe cumplir es tener aprobado el servicio de empleo competente.

El certificado de excepcionalidad es una resolución del Servicio Público de Empleo, el cual autoriza a una empresa a adoptar las medidas alternativas. Estas pueden ser utilizadas en caso de que la Ley Lismi no pueda ser acatada por circunstancias poco favorables. Estas medidas deben ser adoptadas para sustituir el 2% de las plantilla de trabajadores en estado de minusvalía.

Existen organismos principales que se encargan de conceder el certificado de excepcionalidad y las medidas alternativas. Se trata del Instituto Nacional de Empleo. En su defecto, también se encargan los Servicios de Empleo Público de las Comunidades Autónomas.

Cabe mencionar que esta ley establece determinadas prestaciones lismi. Dichas prestaciones lismi son ayudas otorgadas de acuerdo a la ley para las personas discapacitadas. Su objetivo principal es velar por que las personas que tengan estas condiciones cuenten con todo lo que necesiten. De esta manera pueden desarrollar sus actividades con la mayor normalidad posible.

Las ayudas que otorga la ley pueden ser en dinero (a nivel financiero) o con medicinas (a nivel farmacéutico).