La Ley Lismi establece que toda empresa que cuente con más de 50 empleados contrate a trabajadores con discapacidad. El número de trabajadores con discapacidad que debe contratar dichas empresas no deberá ser inferior al 2%. Con esta iniciativa, se busca que los discapacitados se integren al ámbito laboral, fomentando así su desarrollo personal. El cumplimiento Lismi hará que los objetivos de dicho programa se lleven a cabo de manera eficiente. Sin embargo, algunas empresas no llevan a cabo el cumplimiento Lismi, por lo que se implementó Lismi medidas alternativas. Además, con el propósito de que los discapacitados se integren rápidamente al ámbito laboral, se diseñó la Ley Lismi educación.

La Ley Lismi educación: Una medida practica para los discapacitados

La Ley Lismi es de carácter obligatorio para las empresas públicas y privadas de España. Sin embargo, esto no ha hecho que las mismas se esfuercen por cumplirla. En vista de esto, por decreto real se estableció Lismi medidas alternativas. Esta medida buscaba que se facilitara el cumplimiento de esta obligación por parte de las empresas.

Existen diversas prestaciones Lismi que garantizan la incorporación rápida al ámbito laboral de los trabajadores discapacitados. Dichas prestaciones Lismi están recogidas en la Ley Lismi boe (Boletín Oficial del Estado). Entre ellas está la Ley Lismi educación. Dicha ley forma parte de la rehabilitación que se les da a los trabajadores discapacitados. Se entiende por rehabilitación el proceso a que son sometidos los discapacitados con el propósito de desarrollar su máximo nivel. Dicho nivel está relacionado con su desarrollo personal. La educación que se les imparte a los discapacitados no va más allá del sistema ordinario de educación general. En el caso de aquellos que no puedan acceder a dicho sistema, se les dará un tipo de Educación Especial. Gracias a las normativas recogidas en la Ley Lismi boe, los discapacitados resultan beneficiados de los programas de capacitación.