La Ley Lismi es la forma abreviada de Ley de Integración Social del Minusválido. Dicha Ley Lismi  establece de manera clara las obligaciones que deben cumplir todas las empresas de España. Ésta se aplica a aquellas empresas que posean más de 50 trabajadores dentro de su nómina. En este artículo aprenderemos sobre las prestaciones Lismi, el cumplimiento Lismi que deben seguir las empresas y otras cosas más.

Detalles de la Ley Lismi

Las empresas públicas y privadas de España deben atenerse al cumplimiento Lismi. Ésta establece que se debe reservar el 2% de su plantilla de trabajo para personas que tengan alguna discapacidad. Puede tratarse de una discapacidad mental, discapacidad física o a nivel sensorial.

La Ley Lismi BOE (Boletín Oficial del Estado) establece una serie de prestaciones Lismi que se deben cumplir. Algunas incluyen Subsidios de Movilidad y Compensaciones de los Gastos de Transporte y también Asistencias Sanitarias y Prestaciones Farmacéuticas.

En el año 2000, y luego en el año 2005, se implementaron lo que se conoce como Lismi medidas alternativas. Éstas se crearon a raíz de los fallos en el cumplimiento de la Ley, mediante un decreto real 364/2005.

Estas Lismi medidas alternativas fueron elaboradas pensando de manera específica en aquellas empresas que no puedan cumplir con esta obligación. Estas medidas alternativas son para empresas que, por razones técnicas, no pueden aplicar la ley lismi boe. Por sus características propias no pueden tener trabajadores con discapacidad y no se tiene ofertas de empleo para ellos.

Por todas las cosas mencionadas anteriormente, muchas empresas deciden contratar los servicios del Centro Especial de Empleo. Esto es muy beneficioso para las empresas, y contribuye, al mismo tiempo, a que las personas discapacitadas se integren.

Hay empresas que deben cumplir con la cuota de reserva impuesta por la Ley de Integración al Minusválido. Estas empresas pueden beneficiarse de las empresas de los Centros Especiales de Empleo como medida alternativa.